¿Quieres saber cómo trabajan en otros países para estimular la lectura?

Kepa Osoro, desde España , nos envía un trabajo muy interesante , léelo aquí

Sobre el poder del libro y la lectura

Y si quieres navegar y buscar información concreta, haz click acá

www.sol-e.com

Para asesorías gratuitas, consulta:

http://www.plec.es/comunidad.php

P.D. En Venezuela, si quieres conocer iniciativas desde la Gestión Cultural del Estado, visita http://ministeriodelacultura.gob.ve o llama al 0800LECTURA; y una de las iniciativas privadas es www.proyectoleer.com

Infórmate, complementa propuestas, incorpórate, escribe, critica, aporta, felicita, constituye tus grupos de lectura, tus escuadras…inventa tus propias formas. Pero no te quedes sin participar…y mucho menos sin leer!

Desde Argentina, entrevista a Metaleros Tren Loco , por nuestro corresponsal Gito Minore

Tren Loco en Venezuela

www.trenloco.net

En el marco del festival Metal Extremo IV, el sábado 30 de Mayo la banda argentina Tren Loco se presentará en el Complejo Ferial de San Jacinto de la ciudad de Maracay, junto a las bandas locales Torre de Marfil, Gastonia y Demonial.
Oriundos de la localidad bonaerense de Grandbourg, Tren Loco comenzó su carrera en los albores de la década del 90.
Como resultado de un concurso de nivel mundial, el Yamaha Music Fest tocaron en Japón en el histórico Estadio Budokan, y al año grabaron para un sello multinacional su primer LP “Tempestades”.
A poco de grabar con este sello decidieron volverse independientes y a esta primer placa le siguieron títulos como “No me importa”, “Biografía”, “Carne Viva” y “Pampa del infierno” entre otros.
Durante estos casi veinte años Tren Loco ha tocado en diferentes ciudades de Argentina y Latinoamérica, grabado varios discos y sufrido algunos cambios de formación.
Así es como llegan a vísperas de su 20ª aniversario en los escenarios, con un nuevo disco “Venas de Acero” y una nueva gira que los traerá en menos de un mes a tocar en Venezuela y Ecuador.

A tan sólo una semana de tan ansiado concierto, Gustavo Zavala, bajista de la banda, contesta en exclusiva una breve entrevista para La librería mediática.

tren_loco_2[1]1- La Librería mediática: ¿Qué expectativas tienen en este nuevo viaje rumbo a Venezuela?

Gustavo Zavala: LAS MEJORES. ESPERAMOS ANSIOSOS REGRESAR A TIERRAS VENEZOLANAS, SU GENTE NOS HA RECIBIDO MUY BIEN Y SU ALIENTO AL TREN SE HA MANTENIDO INTACTO.
ASI QUE ES NUESTRO DESEO ESTAR PRONTO CON NUESTROS AMIGOS Y AMIGAS DEL PUEBLO DE VENEZUELA.

2- La Librería mediática: ¿Qué opinión tienen del público heavy metal venezolano?

Gustavo Zavala: ES UN PUBLICO MUY GRANDE, CÁLIDO Y RESPETUOSO DE NUESTRA MÚSICA METALERA. SIEMPRE NOS LLEGAN MAILS DE MUCHOS DE ELLOS Y NOS HACEN SABER EL CARIÑO QUE SIENTEN POR EL TREN.

3- La Librería mediática: ¿Podrían contarnos como fue su primera experiencia en Venezuela? ¿Quién los invitó a viajar? ¿Qué impresión les dejó ese primer viaje?

Gustavo Zavala: FUE HACE UNOS AÑOS. EL PRESIDENTE HUGO CHÁVEZ ESTUVO EN ARGENTINA Y FUIMOS INVITADOS POR LA GENTE DEL SELLO QUE EDITÓ A PAUL GILLMAN EN BS AS A TOCAR UNA CANCION EN FORMATO ACÚSTICO PARA SU PROGRAMA DE TV “ALÓ PRESIDENTE” FUE EL MISMO QUIÉN NOS INVITÓ A TOCAR A CARACAS.
ES UN HONOR INMENSO EL HABER TOCADO HEAVY METAL EN EL MÍTICO TEATRO “TERESA CARREÑO”, EL VIAJAR Y TOCAR NUESTRAS CANCIONES ALLÁ EN VENEZUELA. FUE UNA TOMA DE CONCIENCIA DE QUE EL DOLOR, LA SOLEDAD, LA ESPERANZA Y LA LUCHA DIARIA ES IGUAL EN TIERRA DEL FUEGO, ARGENTINA, EN ECUADOR O VENEZUELA, TODOS SOMOS PAISES HERMANADOS EN LA PATRIA GRANDE QUE SOÑARON SAN MARTIN Y BOLÍVAR Y ES NUESTRO DEBER, APORTAR NUESTRO GRANO DE ARENA DESDE NUESTRA MÚSICA PARA HABLAR DEL TEMA DE LA UNIÓN LATINOAMERICANA. UN GRAN SALUDO Y ABRAZO LATINOAMERICANO PARA LOS AMIGOS Y AMIGAS ¡NOS ESTAMOS VIENDO!

Entrevista realizada en Buenos Aires por: Gito Minore, corresponsal argentino de La Librería Mediática.
Nota en Caracas: Este domingo 24 de mayo o el domingo 31, intentaremos contacto telefónico con Tren Loco desde Caracas, en uno de los programas radiales de La Librería Mediática, conducidos por Isidoro Duarte y Marialcira Matute

Prensa Presidencial, Venezuela:Micro en homenaje a Benedetti

Micro realizado por Prensa Presidencial de la República Bolivariana de Venezuela, en homenaje a Don Mario Benedetti, coordinado por Gustavo Cedeño, editado el 18/5/09.

Voz en off lectura poema: 

Presidente Hugo Chávez e Isidoro Hugo Duarte.

Testimonios: Gerónimo Cardoso, Embajador de la República Oriental del Uruguay en la República Bolivariana de Venezuela; Isidoro Duarte, librero uruguayo venezolano; Marialcira Matute; periodista La Librería Mediática y TVLecturas

Daniel Viglietti, sobre Benedetti:”Él se comprometió hasta jugarse el pellejo”.

 

Hacía tiempo que Mario venía teniendo problemas de salud serios, pero siempre lograba superarlos. Fue internado varias veces y lograba salir, la última fue muy dura y sin embargo salió. En los días posteriores había como un cierto repunte en sus gestos. El siempre mantuvo su sonrisa, esa que reaparecía dos por tres. Era completamente optimista, por algo escribió
“La defensa de la alegría”, que es un monumento a la fuerza para oponerse a la tristeza, a la muerte.
He tenido por sobre todo el dolor de perder un amigo muy esencial y alrededor de eso, lo que compartimos todos, el gran poeta, el novelista, el cuentista, el ensayista, el autor de letras para canciones, alguna época de periodista. Y todo eso inseparable del ser humano, porque esa unidad entre lo ético que él encarnaba y lo estético que él producía fue muy entera. Y todo eso de una manera sobria, de un perfil tranquilo, modesto, de gente sencilla. Cuando tenía que ubicar a alguien desubicado o enemigo, tenía la energía y carácter para hacerlo, pero en su vida habitual, en sus actuaciones, en sus recitales de poesía, en las entrevistas que concedía era siempre muy humano, muy sencillamente humano.
Estamos viviendo el abrazo multitudinario y calladito de la gente uruguaya a Mario. Y de lejos es como si escucháramos otros silencios, otros abrazos, otros encuentros, otras esperas, otras vigilias, otro secarse los ojos para leerlo después. Eso puede estar ocurriendo en México, en Argentina, en España, en tantas partes, puede estar ocurriendo en Dinamarca donde una vez salió una traducción por radio de “Pedro y el capitán”, en su faz de dramaturgo. Puede estar sonando en una canción de Favero, por aquí o por allá, de Joan Manuel que le dedicó un disco entero y con quien me comuniqué y sé que lo ha sentido mucho.
También existe la sensación de sentirse discípulo. Somos una cantidad de discípulos fuera y dentro del quehacer artístico. También fuera. Discípulo de una moral, de una coherencia, de una lealtad a los principios en lo que Mario siempre fue muy firme.
El recuerdo de amistades que él tuvo, muy impactantes y que dejó registradas, para que nadie pueda decir se habla por hablar, o versiones epidérmicas. El dedicó un poema a Raúl Sendic porque había sido su amigo, y dedicó un poema a Zelmar Michelini porque había sido su amigo. Y a otros, sin duda. Tuvo otros referentes muy importantes en su vida, en su momento Líber Seregni. Y hay que recordar la confianza que él depositó en el cambio político del Uruguay a partir de la asunción del gobierno del Frente Amplio.
Su sentido agudo de la observación para los pasos que se daban. Siempre fue muy constructivo. Siempre puso por delante la confianza en el ser humano, a pesar de que tuvo decepciones. También las tuvo en su período político, en aquel, por entonces legítimo 26 de Marzo. Después hubo todo lo que pasó, y él descubrió, de alguna manera, que su rol esencial no era el político, era el cultural, el creativo. Creo que fue un acierto suyo. Pero a mí me importa que también pasó por lo político, que se jugó el pellejo, porque estuvo comprometido seriamente con la lucha, con cambiar un Uruguay que algunos ahora, equivocadamente, nos mienten que tenía algo ideal. Entonces, él que sentía que no y que había que cambiarlo, había que cambiar aquella democracia tan imperfecta y tan llena de fallas progresivas, fallas que iban creciendo del pachecato para adelante, que es donde empieza una dictadura de hecho; él se comprometió.
Por eso tuvo que irse, por eso el exilio. Perú primero, de donde si no recuerdo mal lo expulsan, lo persiguen. Después Cuba, donde desarrolló un trabajo amoroso en Casa de las Américas. Yo lo encontré allá y era ya un referente, amigo de Haydée Santamaría, de Roberto Fernández Retamar, admirador profundo del Che, abrazado con Fidel cuando le dieron la Orden con que lo distinguieron en Cuba.
Y en tantas partes que estuvimos, siempre colas de gente para oír sus poemas, muchísimos jóvenes. Lo vi en los países que mencioné, lo vi en Argentina, lo vi en México, lo vi en España, todos esos lugares en que actuamos juntos y entonces yo fui testigo, testigo de lo que hacía solo. Con sus solitos poemas convocaba multitudes y se sentía que era alguien entrañable para la gente.
Y muchas veces las respuestas al hombre y al creador llegaban de afuera. Por la naturaleza nuestra todo es un poquito más lento, más tardío, más como de rumiar las cosas, igual después llegaba acá. Le llegó el reconocimiento. Llegó y él lo pudo vivir en plenitud. Pero fuera de fronteras fue increíble lo que pasó y lo que va a seguir pasando con su lectura, porque no es una simple metáfora recurrente que sigue vivo en su obra, es que sí, es que va a vivir en su obra porque ella tiene esa doble dimensión de lo estético y lo ético. Hay para elegir, es una obra voluminosa. Lo siento como un semillero, como semillas que se van a desparramar y que los trabajadores de la cultura tenemos el desafío que nos deja Mario de seguir, seguir sembrando sus ideas, sus sentimientos, sus éticas, sus aventuras con la palabra. Supo jugar mucho con la palabra, también fue un juguetón, tuvo humor, tuvo ironía, hasta fue dibujante en una época.
Tuvo amigos entrañables, ya he nombrado los amigos de la lucha pero también podría agregar amigos como Idea Vilariño a quien acabamos de perder, como Eduardo Galeano. Además, nunca se pudo respirar en él una cosa de competitividad o de narcisismo. No hay que idealizar a nadie en el momento del adiós pero yo creo que, en este caso, Mario era un ideal en sí mismo. No tenía miedo a los diminutivos, no cifraba el tamaño y la cantidad para expresar su amor, quizás porque había aprendido que en este país tan sufrido y tan esperanzado a la vez, las cosas son así, muy como era él, a veces sin ruido, sin gestos, a veces calladamente como se fue. Así se fue, así se fue.